El porqué

Cada cierto tiempo se nos plantea una perorata incómoda; explicar sentimientos con palabras suele ocasionar una espinosa reflexión individual para hallar razones y alegatos en pro de un juicio, muchas veces perdido.


¡Cómo os puede gustar el deporte!, ¿qué puedes ver para que dediques tanta energía?, e infinitas variaciones a las cuales en algún momento hemos tenido que hacer frente.


Sencillo. El deporte atesora características inherentes a la competición: la capacidad de identificarnos con el grupo, participar de unos objetivos comunes y de atenuar los anhelos de pertenencia social. Es tal que existen diversas manifestaciones, coartadas del solaz entretenimiento.


Himnos como el entonado en Anfield, el Cant del Barça, el espíritu de Bangladesh, los ‘diálogos Panathinaikos’, o la desafiante Haka (con el inciso de un confeso Chabalista, allez Sèbastien, allez)


Imágenes; que valen más que mil palabras.






Y parte de la huella personal.




add to del.icio.us :: Digg it :: add to furl :: Stumble It! :: seed the vine ::

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: