Relevos en la táctica. Realidad en los banquillos

Continuamente incidimos en la relevancia de los nuevos talentos que surgen en el panorama europeo; sin embargo, los entrenadores se encuentran subordinados a la fuente de resultados satisfactorios, y en otros muchos casos, a disposición de la crítica más subjetiva y desmesurada. Grandes profesionales, hoy en día comandando capitales proyectos deportivos, fueron denostados por la opinión y los grupos de influencia. Aíto García Reneses o Zelimir Obradovic sufrieron tal suerte.

Siendo ésta la vida de los preparadores, es justo mencionar también los nombres de los nuevos agentes del baloncesto de élite, artistas de los banquillos que han sabido capear el temporal y manejar situaciones adversas. Han cambiado debilidad por trabajo y conocimientos; hasta surgir como iconos actuales y referentes en las canchas.

Joan Plaza guio el difícil proyecto blanco hasta la consecución de los títulos de Liga y Copa Uleb, se sobrepuso a la final de la Copa y encauzó el comportamiento de su jugador franquicia en los terrenos del Play-Off; quien finalmente obtendría el galardón MVP de las finales.

Simone Pianigiani, allenatore de Montepaschi Siena y artícife del éxito del equipo de la Toscana. El baloncesto transalpino, inmerso en una terrible crisis de recursos, atisba la luz de la competitividad tanto a nivel de clubes como en talento para la azzurri venidera.

Aleksandr Trifunovic, entrenador asistente, tomó las riendas de Lietuvos Rytas en Febrero sustituyendo a Zmago Sagadin para lograr la Liga Báltica y dotar de un especial carácter al equipo que vio nacer a estrellas como Sarunas Jasikevicius, Arvydas Macijauskas o Ramunas Siskauskas. Palabras mayores.

Tres jóvenes entrenadores que piden paso con el beneplácito de las victorias y la complacencia del juego.




add to del.icio.us :: Digg it :: add to furl :: Stumble It! :: seed the vine ::