La decadencia del dinero

Knicks History


35 años es mucho tiempo. Para la franquicia más poderosa de la liga, tener únicamente dos banderas colgadas -gracias al trío Walt Frazier, Willis Reed y Dave DeBusschere junto al coach Red Holzman– no es sinónimo de éxito; incluso es peor, sin base para obtenerlo. ¡Qué decir sobre la gestión en los despachos y en el banquillo de Zeke! ¿Confiamos en el marrullero talento de Starbury? ¿Sobre quién cimentar el futuro de la corporación? ¿Cuántos ceros tiene el talonario de Dolan? Demasiados interrogantes.


Además, si miramos hacia los lados y analizamos a los vecinos, la comparativa se torna humillante. Los Bombarderos Rayados -con Babe Ruth y Joe DiMaggio, paradigmas del sueño americano- hicieron disfrutar a la entusiasta hinchada neoyorquina; porque 26 Series Mundiales obvian cualquier discusión y escandaliza a quien ose comparar.


Compartiendo el Madison, los Rangers, también de pasado glorioso y cuatro Stanley Cups, y las chicas de NYLiberty, con cuatro finales en su corta vida pero intrincados desenlaces.


Del presente se adueñan los Giants, que de las manos del irregular Eli Manning pretenden reverdecer laureles, y como obstáculo inmediato, unos chicos perfectos.




Malos tiempos para los Knickerbockers.




Fuentes: Wikipedia, NBA.com, NFL.com, MLB.com, Forbes.com




add to del.icio.us :: Digg it :: add to furl :: Stumble It! :: seed the vine ::

Two-Minute Warning

Para los curiosos no iniciados en el mundo del fútbol americano existe una obra de arte realizada por Diego Pérez, con todas las claves sobre este espectacular deporte. O también, la histriónica retransmisión del Carrusel.


Consumido el fin de semana de Wild Cards, permanecen los ocho últimos contendientes, camino a Arizona a la cuadragésima segunda Super Bowl. Los cruces de divisiones emergen como situaciones dispares; mientras en la Americana, el factor campo acompaña a la previsible lógica, en la conferencia Nacional asistiremos a dos disputadísimos lances sin claros favoritos. Vida o muerte; la suerte de competición toma forma de encarnizados Play Offs.


El rival a batir -en contraste con aquellos míticos Bad Boys-, son unos chicos perfectos, personificados en Tom Brady, y guiados por el metódico Bill Belichick rumbo a la leyenda. Buenos tiempos por Massachusetts -a la espera de refrendar en postemporada lo visto por el FleetCenter-.





Un acto de valentía, para comenzar con los pronósticos:


PatriotsPackers




add to del.icio.us :: Digg it :: add to furl :: Stumble It! :: seed the vine ::

El porqué

Cada cierto tiempo se nos plantea una perorata incómoda; explicar sentimientos con palabras suele ocasionar una espinosa reflexión individual para hallar razones y alegatos en pro de un juicio, muchas veces perdido.


¡Cómo os puede gustar el deporte!, ¿qué puedes ver para que dediques tanta energía?, e infinitas variaciones a las cuales en algún momento hemos tenido que hacer frente.


Sencillo. El deporte atesora características inherentes a la competición: la capacidad de identificarnos con el grupo, participar de unos objetivos comunes y de atenuar los anhelos de pertenencia social. Es tal que existen diversas manifestaciones, coartadas del solaz entretenimiento.


Himnos como el entonado en Anfield, el Cant del Barça, el espíritu de Bangladesh, los ‘diálogos Panathinaikos’, o la desafiante Haka (con el inciso de un confeso Chabalista, allez Sèbastien, allez)


Imágenes; que valen más que mil palabras.






Y parte de la huella personal.




add to del.icio.us :: Digg it :: add to furl :: Stumble It! :: seed the vine ::