El arte de la guerra

Actualizando las milenarias enseñanzas de Sun Tzu, analizamos la contienda que se vivió en el Palau Blaugrana en la quinta jornada de Euroleague, y primer clásico de la temporada.

 

Versa el maestro chino: “Como regla general, es mejor conservar a un enemigo intacto que destruirlo”. Pues es el mejor resumen que podemos realizar sobre el partido. Y sin embargo, pormenorizando los detalles de la batalla, observamos los ricos matices del fulgor entre los ejércitos.

 

En la previa del encuentro, el General Plaza encendía el choque: ‘Me encantaría en un futuro ir al Barcelona o al Joventut, porque tengo claro que encontrarte como en casa es difícil. Lo añoro y siempre sería interesante esa posibilidad’, aseguró en unas declaraciones a Catalunya Ràdio’, poniendo en práctica el principio del Mentor, “Si utilizas al enemigo para derrotar al enemigo, serás poderoso en cualquier lugar a donde vayas”.

 

Comienza la disputa. “Hay que valorar la cruzada en términos de cinco factores fundamentales, y hacer comparaciones entre diversas condiciones de los bandos rivales, con vistas a determinar el resultado de la guerra. El primero de estos factores es la doctrina; el segundo, el tiempo; el tercero, el terreno; el cuarto, el mando; y el quinto, la disciplina”. El General Ivanovic, consciente que “La ventaja en una operación militar consiste en aprovecharse de todos los factores beneficiosos del terreno” ideó un plan estratégico, “ataca inesperadamente, haciendo que los adversarios se agoten corriendo para salvar sus vidas”, y con el inconmensurable Coronel Lakovic y los soldados Marconato y Vázquez, diluyó el planteamiento inicial del adversario y el propio previsible. “El arte de la guerra se basa en el engaño”.

 

Mas eran sólo las primeras hostilidades de la pugna, y el General blanco recordó las directrices: “La defensa es para tiempos de escasez, el ataque para tiempos de abundancia” y ordenó el repliegue de sus hombres bajo una zona móvil que atenazó la lucha. “No presiones a un enemigo desesperado. Un animal agotado seguirá luchando, pues esa es la ley de la naturaleza”; representado en el fiero Coronel Reyes y el astuto Alférez griego.

 

Así, a siete minutos para el final, con las fuerzas de nuevo igualadas y en un giro inesperado, el General blaugrana convino: “Cuando hay entusiasmo, convicción, orden, organización, recursos, compromiso de los soldados, tienes la fuerza del ímpetu, y el tímido es valeroso. Así es posible asignar a los soldados por sus capacidades, habilidades y encomendarle deberes y responsabilidades adecuadas. Cada cual es útil”. Confió la lucha a su fiel Coronel junto al sorprendente Brigada Acker para ganar la primera disputa.

 

Aunque la guerra está compuesta de batallas; “El beneficio y el daño son interdependientes, y los sabios los tienen en cuenta“.

 

Inspirado en la tertulia de ‘El contraataque’.




add to del.icio.us :: Digg it :: add to furl :: Stumble It! :: seed the vine ::