El porqué

Cada cierto tiempo se nos plantea una perorata incómoda; explicar sentimientos con palabras suele ocasionar una espinosa reflexión individual para hallar razones y alegatos en pro de un juicio, muchas veces perdido.


¡Cómo os puede gustar el deporte!, ¿qué puedes ver para que dediques tanta energía?, e infinitas variaciones a las cuales en algún momento hemos tenido que hacer frente.


Sencillo. El deporte atesora características inherentes a la competición: la capacidad de identificarnos con el grupo, participar de unos objetivos comunes y de atenuar los anhelos de pertenencia social. Es tal que existen diversas manifestaciones, coartadas del solaz entretenimiento.


Himnos como el entonado en Anfield, el Cant del Barça, el espíritu de Bangladesh, los ‘diálogos Panathinaikos’, o la desafiante Haka (con el inciso de un confeso Chabalista, allez Sèbastien, allez)


Imágenes; que valen más que mil palabras.






Y parte de la huella personal.




add to del.icio.us :: Digg it :: add to furl :: Stumble It! :: seed the vine ::

Anuncios

Egos y roles

Analizando algunos de los equipos que han marcado diferencias, y aquellos probables candidatos a hacerlo, identificamos además de virtudes tácticas, despliegue físico o amplitud de nombres, un binomio singular: Ego vs Rol. Y en éste, tiene mucha mayor importancia de lo señalado, la figura del entrenador como gestor de recursos humanos; los jugadores.

Joventut, Real Madrid y FC. Barcelona son los tres eurocampeones representantes de la liga ACB. Panathinaikos y CSKA, los dominadores actuales ante la transición macabea; y en todos observamos una marcada tendencia en el liderazgo en pista pero también un relevante peso de los gregarios, hecho en el que adquiere resonancia la presencia del preparador.

Detenidamente, gracias al auge del talento en Europa y a la explosión económica de los clubes pujantes -sin entrar a analizar el origen del montante-, en las configuraciones de las plantillas ya no bastan dos líderes en cancha (Villacampa-Thompson, Sabonis-Arlauckas o Giannakis-Wilkins), se hace imprescindible un patrón más. Siendo así, se presentan las sociedades, Jasikevicius-Diamantidis-Batiste, Papaloukas-Holden-Siskauskas, Bullock-Reyes-Papadopoulos… y sin embargo, serán los entrenadores los encargados de hacer sentir importantes y reconducir los egos y caracteres del resto de los elementos de los equipos hacia labores de escuderos y gregarios en pro del éxito final. El reto de Obradovic, Messina o Gherson es acoplar las características de ciertos apellidos (Spanoulis-Becirovic, Langdon-Smodis, Greer-Bourousis) hacia trabajos menos vistosos, y que los realicen con convencimiento y sacrificio.




add to del.icio.us :: Digg it :: add to furl :: Stumble It! :: seed the vine ::